martes, 11 de diciembre de 2012

Enheduanna, el regreso de la sacerdotisa.



Cada vez más y más en respuesta al llamado de la Diosa, encontramos en nuestros caminos y de forma mas natural a las sacerdotisas, pero que son y que hacen, cual es la frecuencia divina que nos comparten.

Tomando la definición del diccionario diremos que una sacerdotisa es una mujer que oficia rituales sagrados, pero no es lo único que hace, una sacerdotisa sirve y atiende las necesidades espirituales de su comunidad.

Demos un salto a las leyendas e historias antiguas. Las sacerdotisas cuidadosamente han observado los patrones y ritmos de la naturaleza, conectándose con los ciclos de la tierra.  (se le adjudica a la mujer el descubrimiento de la agricultura, en el sentido de entender por observación, el proceso de crecimiento y desarrollo de las plantas).

Las sacerdotisas honraron a la Gran Madre a través de rituales sagrados en cada estación. Las mujeres como encarnación de la Diosa Madre, fueron profundamente reverenciadas, honradas y celebradas porque como la tierra son capaces de crecer la vida dentro de ellas.

La primer sacerdotisa de la que se tiene registro es Enheduana, sacerdotisa de Inanna, la Diosa sumérica, de lo cielos y de la tierra.  Los  himnos de Inanna fueron escritos por ella, Enheduana es la primer poetiza, sacerdotisa y creadora de un imperio,  hija de Sargon of Akkad y es ella a través de la escritura cuneiforme de los himnos que narran el poderío, el crecimiento y las características de Inanna que se consolida un reino.  Se tiene además cerca de 42 poemas cortos, con temas variados como la frustración, la esperanza, la piedad religiosa y la Guerra, así como una descripción del panteón de Dioses de Mesopotamia que bien puede uno pensar que son la base espiritual del primer estado, multicultural, multiligue establecido del mundo.
El poder de una sacerdotisa como Enheduana, está latente en cada mujer, a veces a través del tiempo, este poder puede haber sido mal entendido, pensado muchas veces como una fuerza obscura por miedo a su gran poder y sin embargo hoy en el despertar de la consciencia femenina, Enheduana se hace presente.

Hoy en día las sacerdotisas de la Diosa, están latentes en cada mujer cuya frecuencia esta en conexión con su corazón, tiene familia y tiene trabajo, además de sus labores como sacerdotisa, la sacerdotisa-mujer encarnada de la divinidad femenina tiene una energía de fuerza vital de agua y luna y su misión es ayudar a que esta energía casi olvidada sea reactivada.  Sabe de manera intuitiva que el principio divino femenino debe empoderarse para restaurar el balance armónico y natural entre todos los habitantes de Gaia, pero no lo hace sola, lo hace en fusión con la energía masculina del sol y el fuego, la sacerdotisa ayuda al renacimiento de la Sagrada Unión.

Las mujeres que responden al llamado al camino de la sacerdotisa, escuchan dentro de ellas, resonando apasionadamente con el llamado, con plena consciencia de que este es su trabajo,  las sacerdotisas hoy en día, fluyen con el ascender y descender de la espiral de la vida. EL trabajo de una sacerdotisa es la confrontación continua de sus temores, sanando heridas del pasado, aclarando ideas, dejando ir lo que ya no sirve para su mayor bienestar, es un viaje a otros reinos, oración, meditación  reflexión que forman el estilo de vida de estas mujeres encarnadas de la divinidad.

No es un trabajo fácil pero la recompensa es grande, reconocerse como una expresión única de la cara de la Diosa, aprende a valorarse  y a honrar su divinidad, es el vaso sagrado donde la divinidad deposita su creación para la humanidad.
Una sacerdotisa esta dedicada a servir al amor y al espíritu a cada instante. Aprende a trabajar de forma sagrada con todas las energías   Baila como Shakti le enseña y eleva su vibración mejorando la del mundo.

Una alta Sacerdotisa  como Enheduana es el trabajo de muchos años de conexión, la capacidad de trabajar con frecuencias más sutiles, se vuelve una emisaria directa de la divinidad femenina aquí en la tierra.  Es la soberana de si misma.

Bendiciones a todas las sacerdotisas que hoy por hoy, elevan constantemente su vibración y se re-encuentran con su divinidad.

)0(

4 comentarios:

  1. las sacerdotisas estamos lo mas cerca que crees nos confunde con las brujas pero no somos ellas somos personas que trabajamos con los elementos de la naturaleza y protegemos el alma de todos y mas aun de la personas que nos enamoramos y esa personas que elegimos es una sola y es para estar toda la vida con el.
    la forma que nosotras elegimos ese amor eterno es de la siguiente forma tal bes dicen que nosotras las mujeres somos muy exigente con el cuerpo masculino pero las sacerdotisas no nos fijamos como son por fuera si no como están compuesto por su interior y cuando elijemos a uno uno lucharemos por el asta el final no importa cuanto cueste luchar por el, porque el amor de una sacerdotisas es lomas grande que le puede dar una mujer a u hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angela muy agradecida por tu comentario, que en este recorrido el amor eterno siempre este presente. Bendiciones.

      Eliminar
  2. Tu texto posee varias incorrecciones y afirmaciones que habría que matizar por inducir a equívoco:

    a) Se conocen varias sacerdotisas anteriores a Enheduanna, más concretamente de la II Dinastía de Ur. Te aconsejo que consultes WOMEN IN ANCIENT MESOPOTAMIAN de Robert Jackson. Enheduanna no es la primera sacerdotisa conocida, sino el primer Shakespeare de la historia (en cuanto a la literatura) y posiblemente el primer Santo Tomás de Aquino (en cuanto a la teología).

    B) Enheduanna no fue sacerdotisa de Inanna, sino devota de ella. Era Entu (gran sacerdotisa) del dios Nannar de Ur, que era el dios de la Luna. Eso la convertía en una papisa de la época, pero nada que ver con el culto a Inanna. Ni siquiera tenemos noticia de que en su época hubiera un templo de Inanna en el recinto sagrado de Ur (aunque lo hubo 120 años despues).

    c) En Sumeria se ponía una mujer (Entu) al frente de un templo de un dios y a un hombre (En) en los templos de diosas. Enheduanna nunca hubiera podido, por tanto, dirigir un templo de Inanna, pues los dirigían hombres. Así, por ejemplo, el Eanna de Uruk, que era el mayor templo de Inanna de Sumeria, lo solía dirigir el hijo del gobernador de la ciudad.

    d) Inanna no es una diosa madre, ni es diosa del cielo y la tierra. En Sumeria el cielo era un dios (Anu) y la Tierra era una diosa (Ki). Inanna era diosa del amor, del sexo y de la guerra. Protectora de la corona y de las prostitutas. No era una diosa madre. Ese papel le corresponde en el panteón sumerio a Ninhursag. Era más bien la jovencita rebelde e inteligente del panteón. La Wonder Woman. Ni siquiera tenemos noticias de que tuviera hijos con el inútil de su marido, el dios Dumuzi, al que mandó a la mierda (infierno) por imbécil.

    e) Las sacerdotisas sumerias eran unas mujeres cultísimas, liberadas e interesantes. Los templos sumerios eran las multinacionales de la época y hubo sacerdotisas que dirigieron algunos de ellos, como el caso de Enheduanna. El templo de Ur, por ejemplo, tenía la mayor fábrica de cerveza de Sumeria y la mayor factoría de pescado seco.

    f) Las sacerdotisas de Inanna o Ishtaritum eran prostitutas sagradas. SE acostaban con los fieles en un acto de compasión. Inanna era la única diosa que se compadecía de los hombres. Y les ofrecía su sexo a través de las sacerdotisas. Para un sumerio, acostarse con una ishtaritum (o una sumeria con un Ishtariu, pues también había hombres en el culto de Inanna) era un acto de transubstanciación. Para ellos el sexo era REAL con la diosa. Era el único gesto de simpatía que los sumerios recibían de su panteón sagrado.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la oportunidad de dibujar el mapa desde el cual observo el territorio, tomando en cuenta que el mapa en si no es el territorio.
    Entrar a este blog pensando que vas a aprender Historia es un error, es un espacio de encuentro con los diferentes arquetipos de la divinidad femenina, que nos acompañan en el despertar a una consciencia del poder femenino divino, ya sea en el arquetipo de la jovencita rebelde, inteligente y cachondona, la madre o la anciana, permitiéndonos re conectarnos con las etapas de vida, sin necesidad de detestar a la masculina, es gracias al poco inteligente de Dumuzi, que podemos entender que Inanna tampocolo era al enamorarse de el, permitiéndonos desde ese momento entender que las consecuencias de nuestras acciones las pagamos nosotras mism@s, que la divinidad femenina sin la presencia masculina no crea, quizá por eso Inanna y Dumuzi no tienen hijos, pero Inanna aprende durante la Historia y al pasar a Roma y a Grecia, Venus-Aphrodita logra tener hijos, que mejor enseñanza que la vida misma de la Diosa de los mil nombres.
    Compartiendo leyendas y relatos antiguos, encontramos en los Dioses y Diosas cualidades que podemos imitar para alcanzar esta divinidad en nosotros y enfrentar demonios a vencer(como los dela India, demonios que representan las características negativas que limitan la iluminación)es un estilo de vida del que Diosas y Sacerdotisas forman parte sin juicio alguno.
    No soy yo quien ha colocado la etiqueta de Sacerdotisa y poeta a Enheduana, cierto es que no aparece como Sacerdotiza de Inanna, pero sus himnos y su devoción la hacen una sacerdotisa de ella, aunque políticamente sea sacerdotisa del dios-Luna. (la fuente es la misma que tu citas en uno de tus comentarios a otro blog que también hace referencia a Enheduana; wikipedia.
    En el libro Women’s Roles in Ancient Mesopotamia pp.99-102 Karen Nemet-Nejat nos entrega una descripción de los diferentes grupos en los cuales se organizaban las sacerdotisas, sus cultos, clasifica a Enheduana como la más antigua sacerdotisa Entum, tal y como tu lo señalas; quien llega a esa posición por decreto de su padre, quien asegura su legitimidad político-religiosa con este hecho, describe otros grupos sacerdotales como el de las sacerdotisas Naditum y las sacerdotisas de Marduk, sin dejar a un lado a la prostitución religiosa, que podían ser ejercida por hombres, mujeres o eunucos; dejando en claro lo común e importante de la actividad sexual, mas en Babilonia que en Asiria, en los templos de Ishtar, (Inanna en sumeria, misma Diosa, diferente territorio)como parte de las ceremonias de fertilidad, Heródoto habla de estas actividades como un rito de paso, pero no exclusivo de las mujeres ya que en este rito de paso, había hombres (eunucos) y homosexuales.
    Sobre Inanna, El titulo de Diosa, reina de los cielos y de la tierra, no es un titulo de mi autoría, ese título le ha sido otorgado en otros libros como el de "Inanna, Queen of heaven and earth", de Samuel Noah Kramer, título mas en relacion con sus himnos y sus viajes, un buen libro para encontrarte con la magia de Inanna en el despertar del poder femenino es Descent to the Goddess de Silvia Brinton Perera.
    El enfoque interpretativo desarrollado por Robert Jackson es de hecho lo que me permite escribir sobre Enheduana e interpretar en un sentido mas de micro-religión o religión individual, que tratar a Enheduana a un nivel global o histórico.
    Como podrás darte cuenta, dar los hechos históricos y los relatos basados en fuentes no es una limitante, pero si es una omisión premeditada de aquellos datos que nos alejan kilómetros del objetivo de conocer las cualidades positivas de estas sacerdotisas y sus diosas, el Empoderar el principio Femenino en quienes están en una búsqueda, no histórica sino espiritual, una búsqueda de hoy en los arquetipos del ayer, para el mejor bienestar del individuo. No comparto un tratado académico sino un respiro del alma para quien quiera sentarse un rato y luego continuar su camino o quedarse.
    Bendiciones )0(

    ResponderEliminar